Espere por favor
Clínica ANI - Atención Neurológica Integral Cali Teléfono 519 58 58

Neurodesarrollo infantil

Características normales y signos de alarma en los niños menores de seis años

Definimos neurodesarrollo infantil como aquellos mecanismos mediante los cuales el Sistema Nervioso se organiza como un sistema de relación y responde a las situaciones y al medio ambiente con el que interactúa el niño.

El sistema nervioso se desarrolla a través de procesos que permiten la maduración de las estructuras cerebrales y la adquisición de habilidades, esto es lo que nos convierte en seres únicos.

Es transcendental hacer una evaluación del niño menor de cinco años para detectar los signos de alarma con la debida anticipación y poder hacer una intervención oportuna que mejore su pronóstico y evolución, para lograr el máximo potencial de sus capacidades y habilidades, y a largo plazo, mejorar su calidad de vida y la de las personas de su entorno.

Desarrollo neurológico

El desarrollo neurológico cubre cuatro áreas específicas:

  • Motora, tanto gruesa como fina
  • Lenguaje
  • Sensaciones
  • Socialización

Está demostrado científicamente que el neurodesarrollo exitoso tiene una estrecha relación no solo con la genética, sino también con estos aspectos que influyen favorablemente en una mayor producción de sinapsis neuronales, lo que permite una mayor integración de las funciones cerebrales:

  • La estimulación
  • La afectividad
  • Una buena nutrición
  • La duración de la lactancia materna

La conducta viene determinada desde el nacimiento por factores genéticos, luego va siendo modificada por las experiencias del niño, por los vínculos afectivos que establece, por la forma como interactúa con su entorno o por los cuidados físicos que recibe, entre otros, con lo que se desarrolla la construcción neuronal.

Neurodesarrollo

Desarrollo normal del cerebro

El neurodesarrollo es un proceso dinámico que se presenta entre el niño y el entorno, que permite la maduración de su sistema nervioso, sus funciones cerebrales y la formación de su temperamento y personalidad.

Este complejo proceso empieza desde la vida intrauterina hasta algunos meses después y es determinante hasta el primer año de vida.

Etapas del desarrollo del cerebro

Son cuatro, pero no son consecutivas, sino que se superponen y pueden ser impactadas por agentes externos como el hipotiroidismo, la anemia, una buena o escaza nutrición del niño y de la madre o la estimulación, estas son:

  • Proliferación neuronal – ocurre en la mitad de la gestación y da origen a las neuronas.
  • Migración – ocurre cuando las neuronas se desplazan a la corteza cerebral y ocurre alrededor del tercer trimestre del embarazo.
  • Organización y laminación del cerebro.
  • Mielinización – ocurre cerca del nacimiento y mejora la velocidad de transmisión de los impulsos nerviosos.

Signos de alarma

Debemos poner especial atención a estas alteraciones, pues son muy importantes para el desarrollo neurológico del niño como son:

  • Un inadecuado progreso del desarrollo a una edad determinada
  • El desarrollo asimétrico del movimiento, tono o reflejos
  • La pérdida de habilidades previamente adquiridas
  • La poca o nula interacción social y psicoafectividad
  • Alteraciones motoras como:
    • Pulgar cautivo.
    • Permanencia de reflejos primitivos.
    • Anomalías persistentes del tono muscular .
    • Demora en la aparición de reflejos.
  • Ausencia de desarrollo de habilidades sociales.
  • Curva anormal de crecimiento craneal.
  • Bajo rendimiento académico.

Neurodesarrollo

En los primeros años de vida del niño se forman las habilidades cognitivas, motrices, perceptivas y sociocomunicativas que favorecen su correcta y equilibrada adaptación al medio.

Evaluación del neurodesarrollo

Son los parámetros mínimos de evaluación del desarrollo, de acuerdo con la edad del niño, que permiten valorar si el desarrollo cerebral se está dando adecuadamente.

Estos parámetros tienen un amplio margen de variabilidad normal, pues lo más importante no son los logros puntuales, sino determinar si el niño consigue una secuencia adecuada de eventos en el tiempo.

Dentro de estos parámetros, el perímetro cefálico es una evaluación muy sencilla que permite evaluar si los procesos de desarrollo del cerebro se han dado adecuadamente, pues una curva anormal de crecimiento craneal es un signo de alarma relevante. Esto también permite determinar si este es pequeño (microcefalia) o grande (macrocefalia) pues esto, también es motivo de atención.

La pérdida de habilidades previamente adquiridas por los niños, o regresión de su desarrollo, son una alerta para que llevemos el niño a control médico.

Desarrollo motor

Son las habilidades motoras que el niño irá adquiriendo y que le permiten mantener un buen control de su postura, desplazarse y las habilidades manuales.

Además de los factores genéticos y neurohormonales que no son modificables, el entorno en que se desenvuelve el niño cumple una función fundamental para un buen desarrollo motor, entre estos una buena nutrición y salud, y algunos factores socioeconómicos y sicológicos.

El desarrollo motor grueso se refiere a los cambios de posición del cuerpo y a la capacidad de control que tiene el niño para mantener el equilibrio, la postura y el movimiento.

El desarrollo motor fino se refiere al uso de las partes individuales del cuerpo, como las manos; lo cual requiere de una coordinación entre ojos y manos para realizarlas.

Para evaluarlo, se han establecido unos parámetros que el profesional de la salud controla en la consulta, algo muy importante porque algunas enfermedades neurológicas se manifiestan con una detención o regresión del desarrollo psicomotor.

Trastornos del desarrollo motor

Son aquellas condiciones que dificultan la adquisición creciente de habilidades motoras o que causan detención o retroceso de estas. Pueden ser:

  • Retrasos del desarrollo motor.
  • Trastornos neurodegenerativos como la pérdida de habilidades motoras adquiridas.
  • Trastornos motores de origen central, neuromuscular u osteoarticular adquiridas en la etapa perinatal, natal o posnatal.
  • Trastornos motores de origen neuromuscular que afectan al nervio periférico, a la unión neuromuscular o el músculo.
  • Trastornos motores de origen osteoarticular, condiciones traumatológicas que causan alteraciones en el desarrollo motor.
  • Problemas genéticos.
  • Retardo del desarrollo y retardo mental.
  • Alteraciones sensoriales que afectan la coordinación global y fina.

Desarrollo sensorial

El desarrollo sensorial nos permite relacionar el mundo exterior y nuestro interior, a través de los receptores sensoriales que pueden ser visuales, auditivos, táctiles, vestibulares o propioceptivos. La información recibida a través de los sentidos, la convertimos en sensaciones que organizamos e interpretamos a través de la percepción y de la expresión de las emociones.

La ausencia de estos estímulos afectará el desarrollo del niño en el área motora, emocional, mental, afectiva o social.

La disfunción sensorial es un problema común que se caracteriza por:

  • Una alta o baja respuesta a algunas informaciones sensoriales y que se acompaña con aparición retardada del lenguaje.
  • Problemas de conducta.
  • Menores niveles de atención y concentración,.
  • Niveles de actividad que pueden ser muy elevados o muy bajos.
  • Dificultades en la coordinación y planeación del movimiento.
  • Dificultad para interactuar con los demás y baja autoestima.

Es muy importante su reconocimiento temprano y una intervención oportuna.

Neurodesarrollo

Desarrollo visual

La visión es el sistema que suministra mayor información sobre el mundo exterior.

Desde su nacimiento, el bebé es sensible a la luz y durante los primeros meses podrá reconocer objetos e interpretar los mensajes.

Es vital reconocer tempranamente la discapacidad visual, tener en cuenta estos signos de alarma:

  • El bebé no logra enfocar la mirada o seguir rostros.
  • Forma anormal o asimétrica de las pupilas.
  • Todo movimiento anormal de los ojos.
  • Si es un niño en edad escolar y se queja de dolor de cabeza o visión borrosa o presenta dificultades en la lectura y escritura o en el aprendizaje.

Desarrollo auditivo

Este es el sistema más importante para el desarrollo del lenguaje. El bebé recién nacido es sensible a la intensidad de los sonidos, se sobresalta y prefiere la voz humana.

Cualquier discapacidad o falta de respuestas reflejas al ruido debe detectarse a tiempo para que el niño pueda desarrollar bien el lenguaje y estructurar el pensamiento.

Desarrollo del tacto, gusto y olfato

El tacto es muy importante para el desarrollo de los reflejos primarios y para el equilibrio, se desarrolla desde la gestación y evoluciona progresivamente.

Desde la gestación también funcionan las papilas gustativas del feto y desde bebé podrá diferenciar lo dulce de lo ácido y amargo, mostrando preferencia por el dulce.

El recién nacido tiene el olfato bien desarrollado y diferencia olores agradables y desagradables, prefiriendo olores conocidos, sobre todo el de la madre.

Desarrollo del lenguaje

El lenguaje se aprende naturalmente y es fundamental para la comunicación pues permite expresar emociones, pensamientos e ideas en el tiempo y en el espacio.

El lenguaje oral es el primero que adquirimos y es el principal medio de información y cultura y un factor importante de identificación social.

Neurodesarrollo

Los mejores resultados en el largo plazo, involucran a las familias y se enfocan sobre todo en capacitar a los padres para poder comunicarse y relacionarse mejor con su niño.

Formas de lenguaje en los niños:

Lenguaje gestual, o etapa preverbal, en la cual se recibe visualmente y se emite a través de gestos o muecas cuando el niño aún es un bebé.

Lenguaje verbal, el cual se recibe por vía auditiva y se emite a través del habla y aunque no se puede establecer cuándo comienza exactamente, puede ser alrededor del primer año a los cinco.

Lenguaje escrito, el cual se recibe visualmente a través de la lectura y se emite por medio de la escritura, a partir de los cinco años.

Para la adquisición apropiada del lenguaje, el niño requiere de un buen funcionamiento de todos los órganos que intervienen en el habla y su desarrollo dependerá de las relaciones afectivas e intelectuales del niño, de su seguridad emocional y de una buena estimulación lingüística.

El lenguaje es esencial en el aprendizaje pedagógico, por ello cualquier limitación en su adquisición afectará su capacidad de aprendizaje; debemos detectar cualquier irregularidad a tiempo para tomar las decisiones terapéuticas que permitan su buen desarrollo.

Desarrollo vestibular

El sistema vestibular comienza a desarrollarse en el útero, al nacer, cualquier movimiento que cambie la posición del bebé, que lo balancee, darle la vuelta, ponerlo a saltar, mecerlo o darle vueltas suavemente estimula y fortalece su sistema vestibular. Esto lo prepara para un desarrollo vestibular saludable. Estimular el sistema vestibular también desarrolla el tono muscular, porque le enseña al bebé qué músculos debe estabilizar para mantener su cuerpo equilibrado en diferentes posiciones.

Algunos niños tienen dificultades para procesar la información que da el sistema vestibular. Los signos que estos bebés o niños presentan son:

  • Una reacción negativa e intensa a los cambios en la posición del cuerpo.
  • Tienden a tener la cabeza inclinada hacia atrás.
  • Retraso en el cumplimiento de los logros de desarrollo.
  • Miedo a gatear, caminar o subir escaleras sin ayuda de un adulto.
  • Inquietud constante.
  • Dificultad de concentración.
  • Dificultad de realizar actividades de motricidad fina (incluyendo el seguimiento con los ojos).

Desarrollo propioceptivo

El sentido propioceptivo usa principalmente la información que recibe nuestra piel, los músculos y las articulaciones, para ayudarnos a entender dónde están las partes de nuestro cuerpo con respecto a las demás, qué están haciendo y cuánto esfuerzo requerimos para realizar alguna tarea con ellas. Algunas de las funciones del sentido propioceptivo son coordinar el movimiento y usar la fuerza apropiada para desarrollar diferentes actividades.

Trastornos del lenguaje

Cuando un niño tiene un trastorno del lenguaje presenta dificultades para comprender y entender, así como para hablar y escribir, estas dificultades, si no se previenen a tiempo, podrán convertirse en alteraciones de su desarrollo social o intelectual, asilamiento, agresión, bajo rendimiento académico y problemas sociales y de aprendizaje.

Poner atención a:

  • Retraso simple del lenguaje
  • Trastorno específico del lenguaje
  • Trastornos del espectro autista
  • Discapacidad intelectual
  • Hipoacusia
  • Niño que dejan de hablar
  • Niño que habla mal, por ejemplo: tartamudea, o tiene dificultad para articular sonidos y palabras, problemas de pronunciación incorrecta o dicción inadecuada de ciertos fonemas y voz nasal.
  • En la etapa escolar se pueden presentar otros trastornos del lenguaje escrito como una alteración de la capacidad de leer en la que se confunden o se alteran el orden de letras, sílabas o palabras, dificultades o incapacidad para componer textos escritos, una capacidad precoz para leer o presentar dificultades en comprender y en usar el lenguaje verbal, lo que ocasiona problemas en las interacciones sociales que requieren reconocimiento y una intervención temprana y oportuna.

Neurodesarrollo

Desarrollo social

Las habilidades para el desarrollo social aparecen en los bebés recién nacidos y es un proceso permante que define la forma como el niño se relaciona con todas las personas que intervienen en su entorno y que  se mantienen a lo largo de su vida.

Qué es Terapia de Neurodesarrollo

Muchos niños presentan retraso en su desarrollo por diversos factores que van desde su condición genética, pasando por falta de estimulación hasta negligencia. Lo importante es trabajar en la maduración de su desarrollo.

A través de una valoración del neurodesarrollo, determinamos el momento evolutivo en que se encuentra el niño y le recomendamos la terapia que consideramos más adecuada.

Existen varias terapias de neurodesarrollo cuyo enfoque se centra en la solución de problemas y en la evaluación y tratamiento de los trastornos de sus funciones, del movimiento y del control postural cuyos objetivos son modificar los patrones anormales que tenga el niño y facilitar movimientos para conseguir mejores parámetros de desarrollo neurofisiológico.

Cuándo es útil la Terapia de Neurodesarrollo

Esta terapia es útil para personas con:

Parálisis Cerebral

Retardo en el desarrollo

Traumatismos cerebrales

Derrame Cerebral - ACV

Ataxia o falta de control muscular o de coordinación de los movimientos voluntarios.

Atetosis o movimientos involuntarios, lentos y ondulatorios, predominantemente en los pies, las manos y la cabeza.

Paraplejias o parálisis totales.

Hemiplejias o cuando la mitad del cuerpo está paralizada.

Síndrome de Down.

Síndrome de Rett.

Síndrome de Ángelman.

Espasticidad o incremento del tono muscular.

Hipotonía o tono muscular débil.

Neurodesarrollo

Debemos identificar oportunamente la presencia de anomalías de neurodesarrollo, ya sea en el área motora gruesa, motora fina, sensorial, del lenguaje o social y ante la detección o sospecha de cualquier alteración del desarrollo neurológico. Todo profesional de la salud alertará oportunamente a los padres para la búsqueda de la terapia correspondiente, por ello la importancia de llevar nuestros niños a las consultas de evaluación y desarrollo desde que nacen.

Beneficios de la terapia de neurodesarrollo

Gracias a la terapia de neurodesarrollo es posible establecer nuevas estructuras sinápticas en funciones que se hayan podido dañar por lesiones o por malformaciones o lesiones.

Es importante hacerlo tempranamente para que la estimulación temprana incida en la estructura cerebral y en el aprendizaje y se pueda reorganizar la estructura de una manera diferente.

Cuándo es el momento adecuado para la terapia de neurodesarrollo

Puede ser desde el nacimiento cuando los bebés tienen riesgos pre y perinatales.

También cuando se presenten signos de alertas en controles pediátricos o después de algún diagnóstico específico durante la primera infancia, niñez, adolescencia o incluso la etapa adulta.

Por ello la importancia de realizar una evaluación integral de neurodesarrollo que permita definir las necesidades del niño y determinar las estrategias y terapias para abordar el problema y favorecer el desarrollo del niño.

La terapia favorece el desarrollo motor, así como la calidad de los movimientos y las posturas e incrementa la eficiencia en la realización de las actividades diarias, al tiempo que facilita el aprendizaje de movimientos útiles para la movilidad del paciente.

Objetivos del neurodesarrollo infantil

Permite reconocer, anticipar e identificar los posibles riesgos y alteraciones del sistema nervioso y de los sistemas involucrados con el mismo que pueden tener un impacto negativo en el desarrollo del niño, de tal manera que su intervención temprana permita resolver los problemas derivados y que se relacionan con sus movimientos, postura, comunicación y el aprendizaje.

El buen desenvolvimiento de este tipo de terapias se sustenta en la plasticidad del Sistema Nervioso. En el hecho de que en los primeros años de vida se encuentra en etapa de crecimiento acelerado y, del mismo modo que posee una gran plasticidad, también posee una elevada vulnerabilidad.

Neurodesarrollo

Grupo terapéutico

Todos nuestros programas son desarrollados con terapeutas especialmente capacitados que trabajan con los padres y los niños y pueden realizarse en sitios de atención especializada, la casa o el centro educativo.

Nosotros en la Clínica ANI trabajamos con psicólogos, fonoaudiólogos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas y educadores especiales; dependiendo de las necesidades del niño.

Durante la terapia, se mantiene un contacto regular y constante con la familia del niño, para monitorear su progreso y proporcionarle la orientación y apoyo que necesiten, así como para ajustarla de acuerdo a los avances del niño y para poder conseguir una mejoría.

Visítenos para que concozca todo lo que podemos hacer por su hijo y  descubrirá los grandes beneficios para el niño y toda la familia a largo plazo.

En la Clínica ANI, trabajamos con amor por la vida, contamos con profesionales capacitados para detectar alteraciones neurológicas relacionadas con el paciente, el contexto y sus actividades; para hacer la evaluación, tratamiento, seguimiento y entrenamiento a los pacientes y sus familiares; con una perspectiva orientada hacia el logro de la autonomía y su participación satisfactoria dentro de su entorno social.

 

Colsulte con su médico antes de seguir cualquier tratamiento, para confirmar si es seguro y efectivo para usted y su familia. Esta información es sólo para orientación y educación.